divorcio por violencia

Divorcio por violencia física o psicológica en el Perú

0
61

Existe un amplio catálogo de motivos o casuales que invocar al demandar el divorcio a continuación, trataremos una reprochable, la violencia contra el otro cónyuge. Es bien sabido la violencia familiar, lamentablemente, es muy común, lo que se corrobora al ver la gran cantidad de denuncias realizadas diariamente. Resulta evidente que será imposible continuar casada(o) con quien ejerce violencia en contra nuestra, lo que justifica que esta causal haya sido recogida en el Código Civil Peruano.

La violencia como causal de divorcio

La redacción de esta causal de divorcio ha sufrido mutaciones a través del tiempo. Así tenemos que originalmente la causal de divorcio era la sevicia, que significa crueldad excesiva. Por tal motivo para acreditar esta causal la agresión no tenía que ser solo cruel, sino excesivamente cruel, lo que afortunadamente fue modificado.

Actualmente el Código Civil, ampara el divorcio tanto si es que existe violencia física o psicológica por lo que será importante desarrollar cada una. La violencia física estará dada por los daños corporales ocasionados a uno de los cónyuges por acción del otro. De la misma manera, la violencia psicológica se configura cuando se atenta contra el equilibrio mental del otro consorte.

Caducidad de la acción de divorcio por violencia

En atención a lo regulado por el artículo 339 del Código Civil, esta acción caduca a los 6 meses de producida la causa. En este sentido, una vez sufrida la agresión ya sea física o psicológica, se tiene el plazo de 6 meses para poder demandar divorcio por esta causal. Si la demanda se plantea pasado el plazo señalado, esta no será amparada.

Prueba de la violencia

La prueba estará dada por el examen físico o psicológico del cónyuge agredido. Asimismo, se pueden presentar a testigos, audios, videos, fotos, etc; con la finalidad de poder acreditar los actos de violencia.

Es importante precisar que no se requiere de una sentencia por delito de violencia familiar, ni siquiera un proceso penal en trámite.  No obstante, consideramos que ningún tipo de violencia debe quedar al margen de la justicia, para lo cual es necesario realizar la denuncia correspondiente.

Consecuencias del divorcio por causal de violencia

Indemnización por el daño moral (Art. 351 Código Civil)

El divorcio por violencia física o psicológica pertenece al divorcio sanción, lo que quiere decir que existirá un cónyuge inocente y otro culpable. En este sentido, se ha establecido que el Juez puede, pero no está obligado, a conceder al cónyuge inocente una suma por concepto de reparación del daño moral.

Tenencia de los hijos (Art. 340 Código Civil)

Los niños, por regla general, se deberán confiar al cónyuge que resulte inocente del proceso de divorcio. Excepcionalmente, el juez puede otorgar la tenencia a un progenitor distinto cuando determine que es lo mejor para los niños. Asimismo, cuando exista un motivo grave, la tenencia puede recaer en una tercera persona.

Perdida de derechos hereditarios (Art. 343 Código Civil)

El cónyuge que resulte culpable de la separación convencional pierde los derechos hereditarios que le hubieren correspondido. Esto no será aplicable al caso de divorcio, en donde los derechos hereditarios se pierden recíprocamente.

Como es sabido uno de los cónyuges es heredero forzoso del otro, el mismo que heredará conjuntamente con los descendientes (hijos, nietos, etc.) o en su defecto ascendientes (papás, abuelos, etc.) del causante (fallecido). En caso no hubiera ascendientes ni descendientes, el cónyuge sobreviviente heredaría todos los bienes del difunto.

Perdida de los gananciales (Art. 352 Código Civil)

Respecto a este punto, tenemos que el cónyuge culpable perderá los gananciales que procedan de los bienes propios del otro cónyuge. Los gananciales o bienes que hubieran sido obtenidos por ambos cónyuges no serán pasibles de pérdida por el cónyuge culpable.

Pensión alimenticia a favor del cónyuge inocente (Art. 350 Código Civil)

Se le puede otorgar al cónyuge inocente una pensión alimenticia hasta por la suma de la tercera parte de los ingresos del otro cónyuge. La pensión al cónyuge inocente deviene en una excepción en la práctica, siendo o regular que no esta no se fije. Para acceder a una pensión se debe acreditar que el cónyuge no tiene bienes propios, gananciales suficientes o debe estar imposibilitado de trabajar o solventar sus necesidades por otro medio.

Es importante señalar que en caso el excónyuge, sin importar si fue culpable o inocente en el proceso de divorcio, se encuentra en estado de indigencia, estará facultado para realizar una demanda de alimentos a su excónyuge.

Dejar una respuesta