[pl_row]
[pl_col col=12]
[pl_text]

Actualmente, en el ordemaniento jurídico del Perú la identificación de los elementos esenciales del contrato de trabajo es un tema pacífico.

Doctrina científica, jurisprudencia y legislación (a partir de la Ley de Fomento del Empleo, aprobada por Dec. Leg. 728, Ley de Productividad y Competitividad Laboral), están de acuerdo en que dichos elementos son los siguientes: prestación personal de servicios, remuneración y subordinación.

Estos elementos han sido reconocidos y están referenciados en los artículos 5, 6 y 9 de la LPCL.

Aún así, en las relaciones económicas desde hace un tiempo los sistemas productivos están utilizando plataformas digitales como instrumento para que la prestación de servicios se realice como trabajo autónomo, pretendiendo desvincularse de las reglas laborales.

Este fenómeno que actúa como una válvula de escape del ordenamiento laboral genera relevantes consecuencias para la tutela y protección jurídica de las personas que cumplen prestaciones de servicios por medio de estas plataformas.

En nuestra realidad tenemos a Uber en la rama de transporte de personas mientras que Glovo y Rappi se desempeñan en el transporte de alimentos a domicilio.

  1. ¿De qué se tratan las plataformas digitales?

Sánchez nos dice que la idea de las plataformas digitales tiene su origen ennla economía colaborativa: se trata de compartir o intercambiar bienes o servicios, actividad favorecida por el uso de aplicaciones tecnológicas, las plataformas; es decir, una aplicación informática por la que se pone en conexión a particulares para facilitar el intercambio de bienes o servicios (citado por Gorelli, 2019, p. 83).

Esta economía colaborativa ha evolucionado hasta el punto que las empresas tienen como objetivo desarrollar la prestación del servicio a los usuarios.

En estos casos puestos de ejemplo, ya no estamos ante una economía colaborativa sino ante un tipo de capitalismo digital: empresas ue persiguen lucrar a través de una plataforma digital.

La empresa que pone a disposición la plataforma se encarga de organizar la modalidad de prestar ese servicio y ya no solo se limita a intermediar la conexión entre cliente y prestador del servicio.

Un elemento que resalta en este mecanismo de programas informáticos es la facilidad de conexión entre grupos amplios de demandantes de un servicio y de oferentes.

De esta manera, existe una multitud de prestadores para la satisfacción del servicio del cliente. Esto permite a la empresa usuaria de la plataforma cubrir la demanda, aun cuando los prestadores realicen una actividad pequeña.

Nos indica Gorelli que «Es por la existencia de una multitud de posibles prestadores por lo que suele hablarse de «crowdsourcing» (p. 85, Loc. Cit.).

Según Serrano y Borelli, el «crowdsourcing» puede ser online (se trabaja desde el ciberespacio, sin que haya contacto físico entre prestador y cliente) u offline (la plataforma requiere prestación del servicio directo, disponible y localizado (p. 233, 2017).

Además, se puede distinguir entre «crowdsourcing» genéricos (plataformas que gestionan diferentes tipos de servicios) y específicos (plataformas que gestionan un tipo de servicio en concreto).

  1. ¿El prestador del servicio es trabajador autónomo o prestador de servicio controlado por localización?

La respuesta a la pregunta sobre qué naturaleza jurídica surge de la relación entre plataforma y prestadores del servicio va depender de los elementos caracterizadores del modelo utilizado.

Por eso, las plataformas en el contrato vinculatorio introducen un conjunto de elementos que favorecen la consideración de inexistencia de vínculo laboral, que la prestación se realice formalmente, bajo la condición de trabajo autónomo.

  1. ¿Cómo identificar el elemento subordinación en la prestación de servicios por plataformas digitales?

Como bien apunta Ferro, este es el elemento diferenciador entre un contrato de trabajo y cualquier otra forma de contratación (p. 19, 2019).

Es el elemento que puede considerarse como determinante para la configuración de una actividad o servicio como laboral.

Necesariamente se tiene que recurrir a los indicios que dejan los sujetos que están vinculados por aplicaciones informáticas como apps.

De esta manera, respecto a los indicios que podemos hallar, Gorelli nos indica que podrían ser que (…) el prestador este sujeto a ordenes o instrucciones emanadas directamente del empresario o de los mandos intermedios en que el empresario delegue la organización y control del trabajo; la existencia de horarios que deben ser cumplidos por el trabajador, que tendrá que justificar la asistencia al trabajo; la obligación de desarrollar los encargos sin poder dejar de cumplirlos; la sujeción al poder de control de desarrollo de la prestación; la posibilidad de ser sancionado por incumplir con las obligaciones asumidas; la obligación de desarrollar la prestación de trabajo en el lugar especificado por el empresario ( p. 88, Loc. Cit.)

Bibliografía

  1. Ferro Delgado, Víctor. Derecho individual del Trabajo (2019). Lima, PUCP.
  2. Gorelli Hernández, Juan. Plataformas digitales, prestación de servicios y relación de trabajo (2019). En AA. VV. El Derecho del trabajo en la actualidad: problemátiva y prospectiva. Estudios en homenaje a la Facultad de Derecho PUCP en su centenario (pp. 83-108) Lima, PUCP.
  3. Serrano, J. M. y Borelli, S. El necesario reconocimiento de los derechos sindicales a los trabajadores de la economía digital (2017). Revista de Derecho Social, 80.

[/pl_text]
[/pl_col]
[/pl_row]